Monlau Motul despide la temporada 2022 de F4 con sabor a podio en Barcelona

  • Las penalizaciones complican el fin de semana a Robert de Haan, la última de las cuales arrebatándole el tercer lugar del que se había hecho acreedor en la última prueba puntuable en el Circuit de Barcelona-Catalunya.
  • De Haan concluye la temporada en 10ª posición de la general de pilotos, con 61 puntos, y Monlau Motul se despide en la sexta plaza de la tabla de equipos, con 80.
  • “En la última carrera hemos podido mostrar todo el aprendizaje del año y consolidarnos como uno de los equipos referencia de la categoría”, detalla David Simón, Team Manager de la escudería.

La escudería Monlau Motul Technical School despidió su temporada de debut en la Fórmula 4 española con un sabor un tanto agridulce tras el último encuentro puntuable, celebrado en el Circuit de Barcelona-Catalunya. El conjunto habitual, reforzado para la ocasión con un tercer monoplaza para el joven alemán Jonas Ried, volvió a competir de igual a igual contra los referentes del certamen desde los primeros entrenamientos. Sin embargo, las penalizaciones y unas carreras plagadas de incidentes y neutralizaciones impidieron transformar ese ritmo en puntos, especialmente el domingo, cuando Robert de Haan fue castigado con 25 segundos de penalización que le privaron de la tercera posición que se había ganado merecidamente en pista.

Monlau Motul salía decidida a dar el do de pecho en la carrera de casa. El equipo español contó una vez más con un refuerzo extra, uniendo a los habituales Robert de Haan y Jef Machiels al alemán Jonas Ried, hijo del famoso piloto de resistencia Christian Ried, ganador de las 24 Horas de Le Mans en categoría GTE en el año 2018 y puntal de las European Le Mans Series.

La llegada de Ried se unía a muchos otros debutantes en la última prueba de la temporada, que reunía una inscripción récord de 34 monoplazas. Amplia presencia de corredores en un Circuit de Barcelona-Catalunya que pilotos y formaciones conocen bien, lo que, por ende, apuntaba a una gran igualdad. Esta sensación quedó demostrada desde los ensayos colectivos del viernes, en los que los tres pilotos de Monlau Motul Technical School evidenciaron un gran ritmo.

Con De Haan siempre como referente y cómodamente instalado en el top 10 de cada tanda, el equipo trabajaba en la evolución del setup del coche con la vista puesta en la primera sesión clasificatoria, que se antojaba esencial para salvar las dificultades de adelantar en la pista catalana. Sin embargo, una amonestación a Robert de Haan por bloquear a un piloto durante la segunda tanda libre acabó acarreándole un castigo desproporcionado de diez posiciones en la parrilla de la primera carrera, un importante golpe que alteraría notablemente sus objetivos del fin de semana. Llegada la Q1, De Haan firmó un mejor giro de 1:47.543 que lo situaba el noveno de la lista, a tan sólo 0,8” de la pole. Sin embargo, aplicada la sanción, el neerlandés se veía relegado al 19º lugar, muy cerca de su compañero Jef Machiels, 18º, y de Jonas Ried, que firmó el 14º mejor crono.

La primera de las carreras indicó otra de las tendencias del fin de semana: los accidentes y las largas neutralizaciones. En la primera de ellas se vio afectado Jef Machiels, golpeado por un rival que lo obligó a retirarse cuando peleaba en el centro del pelotón. De Haan firmaba, entre tanto, una gran recuperación hasta el 12º puesto, pero la falta de tiempo de carrera por la aparición del coche de seguridad evaporaba cualquier esperanza de puntuar. Jonas Ried, por su parte, cruzaba la meta justo detrás suyo, en 13ª plaza.

Renovadas esperanzas para la matinal del domingo, que amaneció con algo de niebla y una temperatura mucho más baja tanto en el ambiente (10ºC) como sobre la pista (14-15ºC). En estas delicadas condiciones de agarre, De Haan firmó su mejor giro del fin de semana (1:47.123) en la Q2, clasificando su monoplaza en tercer lugar a sólo dos décimas de la pole.

Llegada la segunda carrera del programa, prevista a 18 minutos más una vuelta, ordenada por la segunda mejor vuelta de la Q1 y con puntuación limitada a los ocho primeros, de nuevo las apariciones del coche de seguridad cercenaron toda opción de remontada a los pilotos de Monlau Motul. De Haan, que arrancaba 10º, sólo pudo recuperar un puesto, quedando a las puertas de la zona de puntos. Sus compañeros Machiels y Ried, por su parte, vieron el banderazo más atrás, en 24ª y 29ª plaza, respectivamente.

Las esperanzas de Monlau Technical School en todo el meeting reposaban sobre las espaldas de Robert de Haan en la carrera 3, la 21ª y definitiva de la temporada. El neerlandés firmó una brillante salida y se enfrascó, desde el inicio, en la pelea por la segunda posición, objetivo que no llegó a culminar debido a dos nuevas interrupciones por coche de seguridad, que limitaron de forma notable el tiempo real de carrera. Con todo, De Haan cruzó la línea de meta en una tercera plaza que reportaba, a priori, 15 puntos de oro que lo habrían catapultado a la séptima posición del campeonato de pilotos. Sin embargo, una reclamación post carrera por una maniobra defensiva se transformó en una penalización de 25 segundos (equivalente a un Drive Through) que relegaba a De Haan a la 29ª plaza, por detrás de sus compañeros Ried, 25º, y Machiels, que, por cierto, firmó un brillante 13º lugar.

David Simón, Team Manager de la escudería, valoraba, en primer lugar, el incidente de Robert de Haan: A mi modo de ver, nos han castigado con una penalización un tanto excesiva, pero que no borra lo que hemos visto en pista, que es la capacidad del equipo de pelear por la segunda posición. Con el drive through o sin él cerramos el fin de semana con sabor a podio. No es una P3 real, pero sí nos la hemos ganado en la pista”.

Al margen de este lance, Simón reconocía el gran fin de semana del conjunto: “Estoy muy contento con el trabajo del equipo, que en Barcelona hemos podido mostrar todo el aprendizaje del año y consolidarnos como uno de los equipos referencia de la categoría. Hemos sido muy rápidos a lo largo de los tres días, aunque luego los resultados no nos hayan acompañado. El grupo de mecánicos e ingenieros ha trabajado a la perfección, y ha preparado tres monoplazas que han estado en la pelea todo el fin de semana. A nivel particular, Robert de Haan ha demostrado que merece un lugar entre los mejores, y Jef Machiels ha dado un gran salto adelante, consolidándose ya en el top 15. También me gustaría agradecer que Jonas Ried haya apostado por nosotros para competir en este encuentro. Ha tenido un muy buen ritmo y nos ha ayudado mucho con el setup; lástima que los lances de pista le hayan privado del resultado que merecía”.

Monlau Motul Technical School cierra su campaña de debut en la F4 española como sexta mejor formación del certamen, con 80 puntos, y su piloto de referencia, Robert de Haan, lo hace en la 10ª plaza de la tabla de pilotos, con 60 puntos.

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp