Los futuros ingenieros de Monlau Repsol regresan al circuito para vivir su primer test de automovilismo

Los alumnos del Máster en Ingeniería de Motorsport de Monlau Repsol Technical School han podido regresar esta semana a los circuitos para completar su práctica introductoria de automovilismo. El escenario ha sido el trazado tarraconense de Calafat, donde los miembros de la undécima promoción de estos prestigiosos estudios pioneros en España han tenido la oportunidad de conocer cómo se desarrolla una jornada de test con tres vehículos muy distintos: un Fórmula Renault 2.0, un Cupra y un Honda Civic Type R.
El objetivo de esta práctica es que los futuros profesionales de motorsport puedan ver el funcionamiento de un equipo profesional y saber cuál será su función una vez formen parte de ella tras la finalización del Máster. Con esa meta en el horizonte, los 34 alumnos se han dividido en grupos reducidos para poder practicar todas las responsabilidades de un ingeniero de pista y la importancia de los diferentes settings, en este caso tanto en un monoplaza como en los dos turismos. Los encargados de completar todas las tandas han sido los pilotos Francesc Gutiérrez, Mari Boya, Oscar Palomo e Iván Pareras.
“Esta práctica ha servido para que los alumnos tengan un primer contacto en el circuito con varios tipos de automóviles. Divididos en grupos reducidos han podido conocer el trabajo en pista y la importancia de los diferentes settings en dos turismos y un fórmula. Después del confinamiento, todos teníamos muchas ganas de volver a los circuitos y hemos disfrutado al máximo la jornada”, reconoce Carlos Torrado, coordinador del Máster en Ingeniería de Competición.
La práctica introductoria de automovilismo ha representado una magnífica oportunidad para practicar buena parte de los conocimientos teóricos adquiridos en el aula por los futuros ingenieros de motorsport en lo que llevan de curso. El alumno Raúl Cabero afirma que “volver al circuito es una gran motivación y un premio a todo lo que hemos trabajado en clase. Nos permite tener un contacto real y personalizado con cada automóvil, a gestionar las tandas, conocer los procedimientos a seguir y aprender a descargar los datos para sacar conclusiones en un tiempo limitado. Se agradece sentir un poco la presión de trabajar con prisas”.
Su compañero Alejandro Cámara añade que “se trata de poner en práctica todo lo estudiado en clase durante estos meses tan difíciles. El primer objetivo es aprender cómo se desarrolla una test en un equipo profesional y sacar conclusiones para mejorar de cara al futuro. Hemos visto cómo será nuestra profesión. Nos vamos muy satisfechos de esta jornada y con muchas ganas de volver al circuito”.
Esta práctica introductoria de automovilismo se suma a la celebrada de motociclismo y forma parte del intenso calendario del Máster en Ingeniería de Motorsport de Monlau Repsol Technical School. Una magnífica preparación para los 34 alumnos de estos prestigiosos estudios de postgrado que ya están centrados en desarrollar sus proyectos de final de curso.
Antes de convertirse en ingenieros especializados en motorsport, los estudiantes deben superar un exclusivo proceso de formación en Monlau Repsol Technical School durante los 10 meses del Máster. El temario incluye un total de 350 horas lectivas, de las cuales 50 son de prácticas en diferentes circuitos y campeonatos. Tras esta minuciosa preparación, acorde a las necesidades actuales del sector, estarán capacitados para formar parte de la élite del motorsport a nivel profesional.

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp