Los estudiantes de primer curso de Monlau Repsol practican en Calafat con dos turismos de competición

El circuito tarraconense fue escenario de un test muy valioso para la formación de los futuros técnicos profesionales de motorsport.

Los alumnos tuvieron la oportunidad de aplicar sus diversas responsabilidades como mecánicos de competición con un Cupra y un Honda Civic.

“Esta jornada en el circuito es muy importante para nuestros estudiantes puesto que les permite practicar todas las posibles tareas a realizar cuando formen parte de un equipo”, afirma el coordinador Antoni Baulo.

Los alumnos de primer curso de Mecánica de Automovilismo de Competición de Monlau Repsol Technical School conocieron de primera mano cómo será su futuro profesional una vez concluidos sus estudios, gracias a la práctica que el centro de formación barcelonés organizó en el circuito de Calafat (Tarragona). En esta intensa jornada pudieron participar en un test real, que contó con dos competitivos turismos en pista: un Cupra León MKIII y un Honda Civic.

Después de recibir clases teóricas en las aulas y realizar prácticas en el taller de la escuela, a los futuros mecánicos de competición de Monlau Repsol por fin les llegó la hora de vivir su primer test real en un circuito. El escenario fue el trazado tarraconense de Calafat, donde pudieron trabajar en exclusiva, bajo las directrices del acreditado claustro de profesores del centro y junto a profesionales de gran experiencia.

El objetivo de esta iniciativa era conocer de primera mano las diferentes tareas y responsabilidades de un técnico de competición de automovilismo, en función de su categoría. Repartidos en grupos reducidos pudieron practicar desde la logística y la organización del transporte, hasta la gestión de neumáticos y combustible, pasando por los diferentes cambios de set-up en busca de los mejores tiempos.

“Esta jornada en el circuito es muy importante para nuestros estudiantes puesto que les permite practicar todas las posibles tareas a realizar cuando formen parte de un equipo, como jefe de mecánicos, primer o segundo mecánico. Sin duda, representa una magnífica ocasión para conocer el funcionamiento de un test profesional y la importancia de una buena organización”, afirma Antoni Baulo coordinador del Área de Competición de Automovilismo de Monlau Repsol Technical School.

El alumno Lluís Solà valoró muy positivamente la experiencia: “Ha sido un día muy productivo, porque nos ha dado la oportunidad de practicar todos los trabajos propios de un test, desde cómo subir un coche al camión y fijarlo bien para su transporte, hasta cambiar los reglajes después de cada tanda, pasando por numerosas funciones como la organización de los recambios, el cálculo de la gasolina y los repostajes, el marcaje de los neumáticos o la regulación del cockpit a cada piloto”.

Durante la práctica, los alumnos también pudieron mantener comunicación directa con los ingenieros de cada vehículo, en esta ocasión alumnos del Máster en Ingeniería de Motorsport de Monlau Repsol. Asimismo, intercambiaron impresiones con los pilotos para conocer sus sensaciones, concretamente con la malagueña Alba Cano y el barcelonés Iván Pareras. Se trata de dos aspectos de vital importancia, para el buen funcionamiento de cualquier estructura profesional.

Este tipo de test forma parte de la exclusiva formación que los futuros técnicos de competición reciben en Monlau Repsol Technical School. Durante el proceso académico, serán preparados acorde a la metodología, criterios y necesidades de los equipos profesionales y empresas especializadas en el mundo del motorsport. Además, los alumnos asistirán a clases magistrales impartidas en la escuela por parte de reconocidos técnicos, equipos y empresas líderes del sector.

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp