Mari Boya, sin premio tras exprimirse en Hungaroring

  • En la sexta ronda de la Formula Regional European Championship by Alpine, el piloto gestionado por Monlau Motorsport demostró una gran adaptación y pilotaje que no se vio respaldada por los cronos.
  • El joven español se vio muy condicionado por la posición retrasada de salida en las dos carreras disputadas, y se tuvo que conformar con un 12º y un 14º puestos.
  • “Para nada es donde teníamos que estar, pero ahora nos centraremos en ver qué podemos hacer para mejorar la competitividad de nuestro monoplaza y acudir a las últimas cuatro carreras con buenas opciones”.

Superado el ecuador de la Formula Regional European Championship by Alpine (FRECA), Mari Boya sigue peleando para sacar el mejor rendimiento a su monoplaza, con el que nuevamente no se sintió cómodo este pasado fin de semana en el trazado de Hungaroring (Hungría). En la sexta cita del campeonato, el piloto gestionado por Monlau Motorsport se quedó sin puntuar por primera vez en la temporada al finalizar las dos carreras en 12ª y 14ª posición.

El joven español, de 18 años, no ceja en su empeño de dejar atrás las adversidades que se está encontrando a la hora de sacar provecho de su gran potencial como piloto. En una temporada en la que no termina de encontrar el feeling con su unidad del Tatuus F3 T-318, acudió a la prueba húngara con la esperanza de dar un paso adelante.

Boya trabajó duro desde los primeros entrenamientos para arañar décimas en cada palmo de un circuito en el que no había rodado nunca. Demostró ser uno de los que más rápidamente se adaptó al escenario, pero no pudo superar el octavo crono que registró en su primera tanda de clasificación. De hecho, en las qualys dio todo lo que llevaba dentro para conseguir el mejor puesto de salida para la carrera, pero para sorpresa suya y del equipo, los tiempos no salieron y debió conformarse con empezar la primera manga desde la octava fila (15º puesto) y la segunda, desde la décima (20º puesto).

En la segunda qualy, me salió una vuelta súper buena. Estaba súper contento y poco más podía hacer a nivel de conducción, pero no sirvió de nada, porque los tiempos no se ajustaban a lo que tenían que ser. Saqué el máximo del material que tenía”, lamenta Boya.

Con estas circunstancias, y absolutamente condicionado por la posición de parrilla, el de Lés (Lleida) salió a las carreras con el objetivo de ganar posiciones e intentar colarse en la zona de puntos. En la primera de las dos mangas, cuajó una buena salida, en la que superó a tres rivales, pero sin el ritmo necesario, se tuvo que conformar con cruzar la meta en 12º lugar.

En la segunda carrera, nuevamente el piloto aranés protagonizó otra gran salida, esta vez desde el 20º lugar. Atacó a los dos coches que tenía inmediatamente delante, pero se vio envuelto en una situación comprometida y tuvo que frenar para no acabar “como un sándwich entre ellos”, explica. La acción le costó, además, ceder dos posiciones, pero antes de acabar la vuelta pudo superar a tres adversarios, que con la suma de abandonos y situaciones de carrera, le permitieron escalar hasta el 14º puesto final. “Para nada es donde teníamos que estar, pero ahora nos centraremos en ver qué podemos hacer para mejorar la competitividad de nuestro monoplaza y acudir a las últimas cuatro carreras con buenas opciones”, asegura.

En menos de tres semanas, la acción volverá para los participantes en la Formula Regional European Championship by Alpine, con la séptima cita del calendario: Spa-Francorchamps, del 27 al 30 de julio.

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp