Monlau Motorsport y Dinamic lucharon por el podio de GT3 en las 24 H de Barcelona

Once técnicos de la escudería española asistieron al Porsche 911 RSR #7 que abandonó cuando ocupaba la tercera plaza de su categoría, tras sufrir un accidente.

Tras 13 horas de competición, llevaban 377 vueltas y estaban recortando terreno al segundo clasificado de GT3.

“Todo el equipo ha estado espectacular y ha demostrado tener un nivel de endurance muy sólido”, subraya David Simón, Director del Departamento de Competición de Automovilismo de Monlau Motorsport.

Después de participar en carreras de resistencia de todo el mundo, a Monlau Motorsport le llegó la hora de hacerlo en casa, de la mano del equipo Dinamic Motorsport y su Porsche 911 RSR. El binomio hispano-italiano rindió a un gran nivel en las 24 Horas de Barcelona, en las que luchó por el podio de la categoría GT3 hasta que, tras sufrir un accidente, tuvo que abandonar rebasado el ecuador.

Monlau Motorsport contó con una plantilla de once profesionales en los boxes de Montmeló para encargarse de la puesta a punto y la asistencia del Porsche del equipo transalpino, liderados por David Simón, Director del Departamento de Competición de Automovilismo de la escudería española. Los encargados de relevarse al volante del 911 RSR con el dorsal 7 fueron los pilotos italianos Roberto y Amedeo Pampanni, y los suizos Mauro Calamia y Nicolas Stürzinger.

Dinamic y Monlau fueron protagonistas desde los entrenamientos, en esta prueba puntuable para las prestigiosas 24 Horas Series. En los test de clasificación, marcaron la quinta plaza de GT3 con un crono de 1:47.674. Mejor aún les fueron las cosas en la sesión nocturna, en la que firmaron un espléndido segundo puesto absoluto (1:49.208), justo detrás del potente Audi R8 LMS EVO2, que hizo su debut internacional con especificación 2022.

La prueba barcelonesa arrancó con más de treinta vehículos en la parrilla distribuidos en diversas categorías. En la GT3, la más concurrida con nueve inscritos, el Porsche 911 de Dinamic y Monlau Motorsport planteó una magnífica estrategia que le llevó a luchar por el podio. Rebasado el ecuador, figuraban terceros y estaban recortando terreno respecto al segundo equipo clasificado, pero un accidente con un piloto doblado entre la curva 4 y 5 del Circuit dio al traste con todas sus aspiraciones.

El vehículo sufrió numerosos desperfectos, lo que sumado a una pérdida de presión en el circuito de agua y la consiguiente rotura del radiador, forzaron a los responsables de la asistencia técnica a la dolorosa retirada, tras más de 13 horas de competición y 377 vueltas acumuladas. Una auténtica lástima que no debe empañar lo más mínimo la brillante labor realizada tanto en boxes como sobre la pista.

“Tras el accidente se juntaron los daños y el riesgo de sufrir una rotura de motor, por lo que no tuvimos más remedio que renunciar. Fue una pena porque habíamos entendido bien cuándo ser conservadores y cuándo atacar. Llevábamos más de 7 horas con los pilotos AM y la estrategia era forzar el ritmo durante la noche con los PRO, lo que nos había permitido acercarnos al líder de la carrera y el segundo puesto era un objetivo factible”, explicaba David Simón, Director del Departamento de Competición de Automovilismo de Monlau Motorsport.

A pesar del abandono, en el seno de la escudería española están muy satisfechos con su magnífica labor en las 24 Horas de Barcelona: “El balance de la experiencia con el equipo Dinamic es muy positivo y hay que destacar el gran trabajo de todos: el equipo de ruedas, el del refueling y los mecánicos que lo han hecho espectacular en los pit-stop. Todo el mundo ha estado fantástico y ya esperamos con ganas e ilusión la próxima cita, convencidos de que el nivel de endurance de Monlau Motorsport ofrece garantías y solidez”.

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email