Monlau Repsol se proclama campeón de España de Moto4 por tercer año consecutivo

Monlau Repsol ha vuelto a hacer historia en el Campeonato de España de Superbike. El School Team se adjudicó el pasado fin de semana, y por tercer año consecutivo, el título de campeón de Moto4, una categoría que domina desde su creación hace tres temporadas. En esta ocasión el vencedor fue Brian Uriarte que, con cinco victorias y cinco podios, revalidó el triunfo que consiguieron con anterioridad Adrián Cruces (2018) y Ángel Piqueras (2019).
Jaime Serrano, Director General de Monlau Repsol Technical School, asegura que este título “es el colofón a una temporada brillante que consagra a Monlau Repsol como referente de la categoría, tras el triplete conseguido por Adrián Cruces en 2018, Ángel Piqueras en 2019 y ahora Brian en 2020. Quiero agradecer a los tres pilotos y al equipo por el nivel mostrado durante toda la temporada. El School Team es un proyecto que engloba como pocos todos los valores de Monlau: dedicación, esfuerzo, sacrificio, pasión y formación”.
Brian Uriarte supo defender a las mil maravillas su ventaja al frente de la clasificación –llegaba a Jerez con 39 puntos de margen sobre el segundo– y se proclamó campeón gracias a su victoria en la primera carrera del fin de semana. El piloto cántabro supo aprovechar un error de su gran contrincante en la general para vencer y amarrar el título que tanto perseguía desde la temporada pasada. Por su parte, su compañero Pol Solà, que logró dos podios (tercero y segundo), se aseguró la tercera plaza final.
El sábado arrancó con unos entrenamientos cronometrados que se presentaban determinantes, ya que Brian necesitaba una buena posición de salida para no tomar riesgos en carrera y tratar así de asegurarse el campeonato. La sesión se disputó con lluvia y arrojó resultados dispares para los pilotos del School Team. El líder fue segundo a muy poca distancia de la pole (+0.151), pero sus dos compañeros, Pol Solà y Gonzalo Pérez, no acabaron de encontrar el feeling con el asfalto mojado y terminaron en 15º y 20º puesto, respectivamente.
La primera carrera del fin de semana se disputó apenas unas horas después. Las cuentas estaban claras: Brian Uriarte necesitaba sumar 12 puntos, es decir, acabar entre los cuatro primeros, para asegurarse la victoria final. Máximo Martínez, su gran contrincante en la general, se escapó desde los primeros compases, pero el piloto del School Team no perdió la calma y pilotó sin tomar excesivos riesgos. Junto a él, se formó un grupo de ocho pilotos entre los que también estaban Gonzalo Pérez ¬–que protagonizó una salida espectacular– y Pol Solà. Brian llegó a la última vuelta encabezando este grupo y a la postre fue el vencedor de la carrera, ya que Máximo se fue al suelo en la última curva.
“Estamos muy contentos. Era muy importante poder asegurar el título el sábado, porque por mucha ventaja que tengas, en una carrera puede pasar cualquier cosa y no nos podíamos relajar. Tanto el equipo como el piloto estuvieron muy concentrados y trabajaron muy bien hasta el último momento”, asegura el Team Manager del School Team, Kev Coghlan.
La carrera del domingo fue mucho más plácida. Lo único que estaba en juego eran la segunda y tercera posición de la general a la que optaba Pol Solà. Los tres pilotos del School Team rodaron juntos y en solitario durante buena parte de la prueba, y se disputaron en la última vuelta final dos posiciones de podio. Al final, el piloto ilerdense consiguió la segunda posición y Brian Uriarte la tercera. Un bonito broche final a una temporada para enmarcar.
“Ha sido una temporada más corta de lo habitual, extraña, pero muy intensa”, narra el jefe de filas del equipo. “Este año había mucho nivel y tanto el equipo como los pilotos hemos tenido que sacar el máximo de nosotros para ganar. Hemos disfrutado mucho esta victoria”, reconoce.
Finalmente, Brian Uriarte se ha impuesto en el campeonato con 233 puntos y una ventaja de 48 puntos sobre el segundo. Tercero ha sido Pol Solà con 175 puntos y séptimo Gonzalo Pérez con 113. “Tras la temporada pasada sabíamos que Brian iba a ser aspirante al título en ésta y ha hecho lo que debía. Ha sido más constante y ha sabido gestionar mejor las carreras, algo que le faltó el año pasado y que le servirá mucho en el futuro”.
Sobre Pol, explica, “ha hecho una progresión muy buena, en cuanto a pilotaje es mucho más peleón en las carreras y se está preparando muy bien para los próximos pasos en su vida deportiva”. Finalmente, sobre Gonzalo Pérez ha reconocido estar muy satisfecho con su evolución: “Ha tenido muy buena actitud, ha trabajado y escuchado mucho a los técnicos, ha aprendido, y esto se ha visto reflejado en los resultados. Al principio de año le costó un poco más pero en la segunda mitad ha luchado en los puestos de cabeza”.
En resumen, otro año histórico para el School Team, un proyecto que, además de los éxitos deportivos, ha permitido a varios alumnos de Monlau Repsol Technical School, tanto de mecánica de competición como del Máster en Ingeniería de Motorsport, llevar a la práctica sus conocimientos teóricos.
 
 
 
 

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp